El analista web (o web analyst)  de una empresa es quien se encarga de analizar los efectos del marketing por internet. Entre sus funciones está controlar tanto cuantitativa, como cualitativamente las visitas a un sitio web. Él o ella es quien debe informar a la empresa de quién entra en su página en términos de localización, canal por el que entra, duración dentro de la página, número de páginas visitadas…

Es su responsabilidad también establecer objetivos para el sitio web en cuestión y determinar las acciones para lograrlas. Las empresas gastan grandes cantidades en acciones de marketing (ya sean anuncios, newsletters o pago por click). El objetivo del analista es lograr el retorno sobre la inversión (ROI) previamente planificado, asesorando y enseñando a entender la situación real de las campañas.

Debe transmitir e informar a la empresa de todos los datos registrados a lo largo de un periodo determinado de tiempo (puede ser cada 15 días, o cada mes), aunque su trabajo requiere un análisis diario. Además, puede participar en las recomendaciones sobre usabilidad del sitio web. Nadie mejor que él o ella conoce qué fórmulas del diseño o la estructura de un site funcionan mejor y atraen más tráfico.