Con la llegada de Internet y el mundo digital, son muchos los conceptos que nos abordan y que tenemos que ir asumiendo. Además, hay una serie de medidas que debemos controlar para no caer presos en las garras de Internet. Ante esto, surgen preguntas relacionadas con conceptos que nos invaden, como esta: ¿qué es la reputación digital?

Que Internet nos atrapa y que debemos tener mucho cuidado con todo lo que decimos y escribimos en la web parece algo que todos, más o menos, hemos aprendido. Ésta manera de actuar está muy relacionada con la reputación digital.

En este sentido, podemos decir que la reputación digital es tu reputación online. Es decir, la reputación digital es el reflejo del prestigio o estima de una persona (o de una marca) en Internet. Es muy importante manejar este término ya que la reputación no está bajo control, por ello, cuando las personas conversan y aportan sus opiniones fabrican una identidad y crean reputación.

En Internet, es sumamente fácil dar información y opiniones a través de mecanismos como foros, blogs o redes sociales, y queda registrado en la red. Todo el que llegue detrás puede leer lo que has escrito. De ese modo, estás creando tu propio perfil, tu propia reputación digital.

Esto hace que, pese a las facilidades para publicar o para escribir en Internet, la persona (o marca) deba pensar qué escribe antes de lanzarse al ruedo, ya que estamos hablando de contenido generado exclusivamente por el usuario, lo cual le identifica como el único responsable de su reputación.

Lo cierto es que existir en la red es una necesidad que condiciona cada vez más la existencia de marcas y empresas ante los entornos digitales. El impacto que foros, blogs y medios conversacionales tienen en la reputación de personas, productos y directivos es demasiado importante.

Nosotros realizamos una analítica y investigación sobre tu reputación digital o la de tu empresa y la optimizamos adecuadamente.